Crecer

Pastor Armando Vera

Dios nos ha dado la vida, y él obra en nuestro crecimiento natural.
En lo que respecta al crecimiento espiritual, es responsabilidad de cada creyente esforzarse por crecer cada día en conocimiento, en sabiduría, en compromiso y en gracia.

Desafortunadamente para el reino de Dios, en el cuerpo de Cristo, o sea en la iglesia, cada vez se ve más marcado el decrecimiento espiritual en los creyentes; y esto es alarmante.

A la hora de buscar culpables, inmediatamente se nombra a los pastores, a las iglesias, e incluso hasta al mismo diablo; pero cada quien es respnsable de su crecimiento espiritual.

El crecimiento viene del compromiso y de la comunión con Dios a través de la oración, el estudio de la Biblia, el congregarse y el vivir diariamente lo aprendido.

“… para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo,
llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios.”
Colosenses 1:10

El decir que no ha sido la voluntad de Dios que alguien crezca, y querer darle fundamento bíblico bajo la base de que “uno es el que siembra y otro el que riega, pero que el crecimiento lo da Dios”, es el pretexto de alguien que no sólo no ha crecido, sino que tampoco quiere crecer, y es solamente un simpatizante del cristianismo.

Dios ya ha hecho su parte en todos:
¡Él solo espera que cada creyente crezca responsablemente!